lunes, 20 de junio de 2016

La mejora del turismo en Latinoamérica en el 2016

El 2015 fue un año importante para la imagen de América Latina como destino de viaje. Brasil se deslizó en el logro de una exitosa Copa del Mundo, y los consumidores recibieron el mensaje de vallas publicitarias, televisión y redes sociales de que Colombia es realismo mágico, que México no es el lugar que pensabas que sabías, y, por cortesía del Super Bowl de 2015, que mostró toda la necesidad que tiene Ecuador. Con América Latina presente en la mente de los consumidores como un destino turístico, la recuperación económica en muchos mercados de origen está mejor que nunca. La infraestructura turística de la región parece estar preparada para recibir a los turistas durante el 2016, así como las perspectivas para el recorrido interno debido a las condiciones económicas. Los factores económicos y de inversión previa en el turismo en muchos países, serán los motores del turismo en América Latina en el 2016, a medida que cambian los flujos turísticos fortalezcan el mercado y den a destinos de segundo nivel la oportunidad de brillar.

Los tipos de cambio reforman los flujos de turismo


El último año fue uno de los grandes retos económicos en América Latina y las perspectivas para el 2016 son variables para los principales mercados turísticos. Una de las resultantes de las dificultades económicas, es la debilidad de los tipos de cambio en toda la región, lo cual evidentemente plantea consecuencias para los flujos de turismo en todas las direcciones, pero es particularmente problemático para el turismo emisor de los países de América Latina. El 2016 probablemente traerá un crecimiento más lento en algunos casos, como viajes internacionales, especialmente a los EE.UU. y Europa Occidental, los cuales se vuelven demasiado caros para muchos consumidores. Sin embargo, en cuanto a ingresos percibidos por el turismo, esta misma situación resulta altamente favorecedora para diferentes Estados. Gracias a la depreciación de diferentes monedas frente a divisas como el dólar, muchos turistas encuentran entre los países de América Latina algunas de las opciones más atractivas para viajar, no solamente por los factores que normalmente se contemplan –como tradiciones, cultura, turismo, paisajes, actividades, etc.-, sino por los bajos costos que significa pagar hospedaje o alimentos en muchos de estos países, debido a la alteración del tipo de cambio, o a los precios en los cuales se cotizan los dólares en los mercados paralelos dentro de los países en los cuales existen políticas de control cambiario.

Bipolarización de la demanda de viajes



La frecuencia del turismo receptor será un punto brillante en relación tanto con el número de viajes como con el gasto promedio de viaje. Un mega evento (los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, por ejemplo), una vez más llamará la atención del mundo, no sólo para Brasil sino para América Latina en general. Visitantes de los EE.UU. y Europa, en particular, se beneficiarán de los mismos movimientos del tipo de cambio que disuaden a los turistas salientes de América Latina, haciendo que los viajes a la región sean aún más atractivos e incentivando a los viajeros entrantes para que derrochen en su experiencia de viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada